Sagrada Titular

sagrada titularPara la mayoría de los cristianos, la Virgen del Carmen es conocida debido a que es una de las advocaciones de María más representadas en el mundo. Su denominación procede del lugar “Monte Carmelo”, en Israel, un nombre que deriva de la palabra “Karmel” que a su vez significa “jardín”. El 16 de julio de 1251, la imagen de la Virgen del Carmen se le habría aparecido a San Simón Stock, superior general de la Orden del Carmelo, a quien le entregó sus hábitos y el escapulario, principal signo del culto mariano carmelita.

Iconográficamente se representa a María como Madre, llevando en brazos al Niño Jesús y portando en su mano el escapulario, símbolo de la Orden carmelita y de la salvación eterna; cubierta por un manto de color blanco que simboliza la protección de María.

La imagen que veneramos en Torre del Mar goza de gran belleza y sigue las líneas clásicas del modelo iconográfico característico. Imagen de talla completa que nos muestra a una Virgen joven con su Hijo en brazos. El Niño es prototipo del momento que caracteriza: rostro, manos y pies regordetes, con gran abundancia de pelo y sosteniendo en su mano izquierda una pequeña barca de plata mientras con la diestra se muestra en actitud de bendecir a su pueblo.
Su madre, de rostro sereno y de finas facciones, extiende el brazo derecho llevando en la mano el escapulario carmelita. La rodilla derecha muy levemente doblada, hace que el peso de su cuerpo recaiga sobre la pierna izquierda (lado en el que, además, sostiene al Niño), produciendo esto una pequeña curvatura a este lado del cuerpo a la altura de las caderas, que rompe un poco con la rigidez de la talla.

Aparece vestida con el hábito marrón típico de los Carmelitas, en el cual se observa la existencia de una estola sobrepuesta marcada con diferentes estofados y en la que aparece reflejado el escudo del Carmen en su centro. Envuelta por un manto color crema adornado con estrellas estofadas que le cae hacia los pies desde sus hombros. Su  cabeza está cubierta por un velo del mismo color que el manto, haciendo varios pliegues por dejado del cuello dando la sensación de movimiento. La Imagen suele portar un halo de 12 estrellas en el cual se muestra una media luna en su parte inferior, como refleja el texto del Apocalipsis.
La imagen, de madera tallada y policromada, es de autor anónimo perteneciente al círculo granadino de posguerra.